Alimentos Precocinados: ¿Son saludables o no?

precocinados alimentos

Con los últimos años, los patrones de consumo alimentario en España se han modificado sustancialmente, como resultado de la demanda y las inquietudes de los consumidores y siguiendo algunas tendencias que, con alguna anterioridad se exteriorizan en otros países como Estados Unidos, Francia o Gran Bretaña.

Hablamos sobre los Alimentos precocinados

Una de estas nuevas tendencias emergentes es la aparición y uso cada vez más extendido de alimentos precocinados, que expresan una necesidad de reducir el esfuerzo y el tiempo colocado en la preparación de nuestras comidas.

El beneficio está relacionado directamente con diversos aspectos, no únicamente con el tiempo que se pasa en la cocina, sino también con el tiempo y esfuerzo tanto mental como físico, usado en factores como la compra, el almacenamiento, la preparación hasta factores como el consumo de los alimentos.

De esta manera, los alimentos precocinados pueden ser concretados como cualquier plato preparado total o parcialmente, esto quiere decir que, una parte muy significativa del tiempo, la energía o la habilidad culinaria del consumidor es automáticamente asumida por el fabricante, librando de esta tarea al ama de casa o el consumidor en general.

Los fabricantes de precocinados, nos ofrece productos precocinados en diferentes formatos, y varían dependiendo a que tan sometidos están a un mayor o menor grado de procesamiento. Usualmente, se clasifican en productos de primera gama, segunda, tercera, cuarta y quinta.

comida precocinada

Los productos de primera gama:

Son los que conocemos como los más tradicionales, que abarcan desde los alimentos frescos hasta aquellos que han sido conservados mediante técnicas de conservación como el secado, la salazón o la fermentación.

Los productos de segunda gama:

Son todos esos que han sido expuestos a un proceso térmico para su óptima conservación, normalmente consiste en una esterilización a temperatura por encima de los 100ºC, y se envasan en depósitos adecuados y herméticamente cerrados, ya sea latas o envases de vidrio.

El tiempo de caducidad suele ser prolongado ya que puede durar meses o incluso años. Se trata de las comúnmente llamadas conservas. Luego de que estos productos alimenticios se limpian, pelan y se sumergen en una solución de cobertura que generalmente es solución salina, se esterilizan usando temperaturas que superan los 100ºC durante tiempos extendidos.

Los platos preparados previamente y esterilizados son productos que se pueden conservar un largo tiempo, guardados a temperatura ambiente, que únicamente requieren un calentamiento para su consumo.

Sin embargo, no todos los productos pueden ser sometidos a este método de esterilización ya que es bien conocido que la aplicación de altas temperaturas durante tiempos prácticamente largos da lugar a cambios esenciales en las propiedades de los alimentos. Los platos a base de leguminosas, como la fabada, el cocido, las lentejas, son los platos precocinados con mayor triunfo entre los productos de esta gama.

precocinados

Los productos de tercera gama:

Son aquellos que son conservados mediante la aplicación de frío. La congelación a temperaturas por debajo de los –17ºC es uno de las técnicas de conservación que suministra alimentos con propiedades muy parecidas a la de los productos frescos, pero en este caso su vida útil se puede prolongar durante meses.

La elaboración continua de frío y su aplicación en la industria alimentaria, iniciada en el siglo XIX, y su consiguiente traslado al mundo doméstico ha supuesto una verdadera revolución y una ventaja en el mercado alimentario. En esta gama podemos encontrar productos simples como pescado, carnes, hortalizas y verdura, y algunos platos precocinados o semi preparados.

En este último caso las posibilidades son más extensas ya que puede abarcar croquetas, pescados rebozados, patatas pre fritas, pizza, platos dietéticos, pan y verduras salteadas. Generalmente, los platos precocinados de esta gama son sometidos a un precocinado que no es terminado, luego se congelan y para su consumo es necesario mejorar el tratamiento culinario.

Los productos de cuarta gama:

Son estos alimentos que encontramos frescos, limpios, pelados, troceados y envasados para su consumo inmediato. Estos productos no han sido sometidos a ningún tratamiento térmico, esto quiere decir que deben mantenerse en refrigeración y su periodo de caducidad es alrededor de 7 a 10 días.

Se suelen envasar en bandejas y bolsas, que además de funcionar como sustento del alimento, sirven para evitar su contaminación y facilitar la conservación del producto.

Usualmente se pueden envasar en atmósferas modificadas, una técnica para prolongar la vida útil de los alimentos precocinados, la cual consiste en minimizar la concentración de oxígeno en el envasado del alimento, con lo cual impide el crecimiento de los microorganismos y se comprime la respiración de los productos, aminorando así aquellos procesos que turban el alimento.

Asimismo, se dispone de productos para su consumo fresco, fáciles de utilizar por el comprador. Se conoce que son alimentos mínimamente procesados. No fue hasta finales de los años 80 que empezaron a comercializarse en toda España, y  en la actualidad ya comienzan a encontrarse en muchos hogares, en especial, en los grandes núcleos de población. Los productos que abarcan esta gama son las hortalizas como lechugas, zanahorias, tomates, espinacas, espárragos, ajos, alcachofas y puerros pero también, aunque en menor medida, se pueden encontrar algunas frutas como sandías, naranjas o manzanas.

Los productos denominados de quinta gama:

Son alimentos precocinados, que se venden envasados y refrigerados. Para consumirlo se necesite de un calentamiento previo ya sea en un horno normal o en microondas, que no necesita de grandes manipulaciones. Su fecha de caducidad es mayor que los alimentos de cuarta gama que varía de 2 a 3 meses.

Estos usualmente se comercializan envasados, un ejemplo muy claro son las pizzas precocinadas, que luego son refrigeradas, y ya vienen listas para consumirlas tras hornearlas en un tiempo aproximado de 10 minutos.

Finalmente, preguntamos.

¿Son saludables los precocinados?

Al ser alimentos que contienen cantidades altas de sal, grasas saturadas y azúcares, generan problemas en la salud para aquellos que lo consumen a diario como por ejemplo obesidad, diabetes e hipertensión.

Si bien podemos leer en el etiquetado su constitución, hay mucha falta de información acerca de cómo se hace, por ejemplo, que tipo de materia prima se utiliza, o también el sistema de cultivo, cantidad del aditivo químico, cantidad exacta de algunos nutrientes, etc.

Principalmente hay que saber que no se puede abusar de este tipo de alimentos ya que también tienen muchos inconvenientes, seguramente más que sus ventajas, lo que hace que consumirlos esporádicamente sea la mejor opción.

Anuncios

Autor: Istabba

Fisioterapeuta, osteópata y posturólogo. Clínica fisioterapia y osteopatía en Estepa. Sevilla

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s